Home Sala de Prensa Noticias
Chorros de radio de gran alcance constituyen una sorprendente fuente de combustible para la formación estelar

 

Chorros de radio de gran alcance constituyen una sorprendente fuente de combustible para la formación estelar

 

Astrónomos han descubierto a través del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) que poderosos chorros de radio provenientes de un agujero negro supermasivo -que normalmente suprime la formación estelar-, están estimulando la producción de gas frío en el halo de la galaxia, alimentando futuro nacimiento estelar.

 

Este recién conocido tesoro de material para formación estelar puede arrojar luz sobre la compleja relación entre los agujeros negros supermasivos y las galaxias que los acogen, ayudando a explicar cómo cada uno afecta el crecimiento y la evolución del otro.

 

Los investigadores usaron ALMA para estudiar una galaxia en el corazón de Phoenix Cluster, una colección poco común de galaxias que se encuentra a unos 5.700 millones de años luz de la Tierra.

 

La galaxia central de este sistema tiene un agujero negro supermasivo que está en el proceso de devorar el gas que forma las estrellas, el que alimenta un par de poderosos chorros que salen del agujero negro en direcciones opuestas hacia el espacio intergaláctico. Los astrónomos se refieren a este tipo de sistema accionado por agujeros negros como un núcleo galáctico activo (AGN).

 

Investigaciones anteriores con el observatorio Chandra de rayos X de la NASA revelaron que los chorros de este AGN están formando un par de "burbujas de radio” gigantes, grandes cavidades en el plasma caliente y difuso que rodea a la galaxia.

 

Anteriormente los astrónomos creían que esta región era demasiado caliente para que el gas se enfriara y condensase, evitando que alimentara el futuro nacimiento estelar o el agujero negro supermasivo. Sin embargo, las últimas observaciones de ALMA muestran lo contrario.

 

En vez de una región conmocionada y carente de gas que forme estrellas, ALMA ha encontrado largos filamentos de gas molecular frío condensado alrededor de los bordes exteriores de las burbujas de radio. Estos filamentos se extienden por lo menos a la mitad de cada burbuja y contienen colectivamente suficiente material para hacer 10 mil millones de soles.

 

"Con ALMA podemos ver que existe un vínculo directo entre estas burbujas de radio infladas por el agujero negro supermasivo y el combustible futuro para el crecimiento de las galaxias", dijo Helen Russell, astrónoma de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, y autora principal en un paper que aparece en el Astrophysical Journal. "Esto nos da nuevas perspectivas sobre cómo un agujero negro puede regular el futuro nacimiento de estrellas y cómo una galaxia puede adquirir material adicional para alimentar un agujero negro activo".

 

El AGN y la conexión con el crecimiento galáctico

 

Estas nuevas observaciones de ALMA revelan conexiones previamente desconocidas entre un AGN y la abundancia de gas molecular frío que alimenta el nacimiento estelar.

 

"Para producir chorros de gran alcance, los agujeros negros deben alimentarse del mismo material que la galaxia utiliza para crear nuevas estrellas", dijo Michael McDonald, astrofísico del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge y coautor del paper. "Este material alimenta los chorros que interrumpen la región y sofoca la formación estelar. Esto ilustra cómo los agujeros negros pueden retardar el crecimiento de las galaxias que los acogen".

 

Sin una fuente significativa de calor, las galaxias más masivas del Universo estarían formando estrellas a velocidades extremas que superan con creces las observaciones. Los astrónomos creen que el calor, en forma de radiación y chorros, de un agujero negro supermasivo de alimentación central impide el sobreenfriamiento de la atmósfera de gas caliente del clúster o grupo, suprimiendo la formación de estrellas.

 

Esta historia, sin embargo, ahora parece más compleja. En el Clúster de Phoenix, Russell y su equipo encontraron un proceso adicional que une la galaxia y su agujero negro. Los chorros de radio que calientan el núcleo de la atmósfera caliente de un grupo también parecen estimular la producción del gas frío requerido para sustentar el AGN.

 

"Nuestros resultados ahora muestran la conexión física entre el gas molecular frío que alimenta la formación estelar y las burbujas de radio que suministran calor en el clúster de Phoenix", concluyó Russell. "Esto podría explicar cómo los agujeros negros más masivos son capaces de suprimir las explosions estelares y regular el crecimiento de sus galaxias de acogida durante los últimos seis mil millones de años o más de la historia cósmica".

 

Este hallazgo se presentó en un artículo titulado “ALMA observations of massive molecular gas filaments encasing radio bubbles in the Phoenix Cluster” (‘Observaciones realizadas con ALMA de filamentos masivos de gas molecular alrededor de burbujas de radio en el cúmulo del Fénix’), de H. R. Russell et al., publicado en The Astrophysical Journal [http://apj.aas.org].

 

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una asociación entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de EE. UU. (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con la República de Chile. ALMA es financiado por ESO en representación de sus estados miembros, por NSF en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC) y el Consejo Nacional de Ciencia de Taiwán (NSC), y por NINS en cooperación con la Academia Sinica (AS) de Taiwán y el Instituto de Ciencias Astronómicas y Espaciales de Corea del Sur (KASI).

 

La construcción y las operaciones de ALMA son conducidas por ESO en nombre de sus estados miembros; por el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO), gestionado por Associated Universities, Inc. (AUI), en representación de Norteamérica; y por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) en nombre de Asia del Este. El Joint ALMA Observatory (JAO) tiene a su cargo la dirección general y la gestión de la construcción, así como la puesta en marcha y las operaciones de ALMA.

 

 

Imagen compuesta que muestra cómo los potentes chorros de radio provenientes del agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia en el Clúster de Phoenix inflaron enormes "burbujas" en el gas caliente ionizado que rodea a la galaxia (las cavidades dentro de la región azul observadas por el Observatorio Chandra de rayos X de la NASA). Abrazando el exterior de estas burbujas, ALMA descubrió un inesperado tesoro de gas frío, el combustible para la formación estelar (rojo). La imagen de fondo es del Telescopio Espacial de Hubble. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO) H.Russell, et al.; NASA/ESA Hubble; NASA/CXC/MIT/M.McDonald et al.; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF).

 

 

Imagen de ALMA del gas molecular frío en el corazón del Clúster de Phoenix. Los filamentos que se extienden desde el centro abrazan enormes burbujas de radio creadas por chorros de un agujero negro supermasivo. Este descubrimiento arroja luz sobre la compleja relación entre un agujero negro supermasivo y su galaxia de acogida. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), H. Russell et al.; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF).

 

 

Impresión artística de la galaxia en el centro del Clúster de Phoenix. Los poderosos chorros de radio del agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia están creando burbujas de radio gigantes en el gas ionizado que rodea a la galaxia. ALMA ha detectado el gas molecular frío abrazando el exterior de las burbujas. Este material podría eventualmente caer en la galaxia donde podría alimentar el futuro nacimiento estelar y el agujero negro supermasivo. Crédito: B. Saxton (NRAO/AUI/NSF).

 

                                                                                                

 

Acerca de AUI/NRAO

 

Associated Universities, Inc. (AUI) es una corporación estadounidense sin fines de lucro que, bajo convenio cooperativo de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF), opera el Observatorio Radioastronómico Nacional de EE.UU. (NRAO). Actualmente en Chile, AUI/NRAO colabora con instituciones de investigación de Europa y Asia del Este en el funcionamiento de ALMA. En Estados Unidos, AUI/NRAO opera el conjunto de telescopios Karl G. Jansky Very Large Array (VLA), en Nuevo México. AUI también maneja el Observatorio de Green Bank (GBO) y el Observatorio Long Baseline (LBO). Para mayor información visite: www.aui.cl

 

 

Contact: Charles Blue
434-296-0314

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it  

 

 
AUI invita a niños a la “Hora del Código”

Contacto de Prensa AUI/NRAO:

Sergio Cabezón

+56 22210-9605 / +56 97767-6197

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

AUI invita a niños a la “Hora del Código”

 

 

Los asistentes recibieron un certificado de la Hora del Código. Crédito: Pablo Vidal, AUI/NRAO/NSF. 

 

Associated Universities, Inc. (AUI), representante de la fracción norteamericana del observatorio ALMA, invitó a un grupo de niños a familiarizarse con los conceptos de la programación, en el marco del taller la “Hora del Código”. Esta es una campaña mundial que convoca a niños y niñas para que completen una hora jugando, aprendiendo y creando con tecnología.

 

Los once asistentes, hijos y familiares de empleados de AUI en Chile, se reunieron en dependencias de esta organización el jueves 12 de enero. Las edades de los menores fluctuaban entre los 10 y 16 años. Durante el taller aprendieron cómo la tecnología está presente en aspectos de su vida cotidiana y pudieron programar comandos básicos en juegos vinculados con películas y personajes infantiles conocidos tales como Star Wars, Angry Birds, Condorito, La Era del Hielo y Moana, entre otros.

 

Se eligió la programación de juegos infantiles para crear una actividad con personajes de interés para los niños.  Este entrenamiento no solo mostró cómo funcionan los juegos electrónicos, sino que permitió usar otras habilidades, como la resolución de problemas, el pensamiento lógico, la creatividad y el trabajo en equipo.

 

“Me gustó la actividad de programación porque era divertida y aprendí mucho. ¡Aprendí como se le pueden dar órdenes a un computador!”, dijo Valentina Cecchini (10 años). “Lo que más me gustó fue programar el juego y pasar a diferentes niveles con los movimientos, y también me gustó estar con hartos niños jugando y relacionándonos”, destacó Agustina Osorio (11 años).

 

“Para AUI es relevante destacar el papel que juega la tecnología en el quehacer de los observatorios y las oportunidades que existen para los jóvenes en las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. ALMA procesa y reduce un volumen vertiginoso de datos para construir imágenes del Universo. Aquí la tecnología vincula al ser humano con la ciencia y el descubrimiento de sus orígenes cósmicos”, destacó Paulina Bocaz, directora de AUI en Chile.

 

En los próximos meses AUI planea entrenar a sus funcionarios en Chile para que ellos apoyen y divulguen esta iniciativa y así se pueda acercar a más jóvenes a la tecnología.

 

Tal como su nombre lo indica, la Hora del Código dura alrededor de una hora; dentro de ese período se trata de alcanzar la mayor cantidad de líneas de código para ejecutar un juego. Se puede desarrollar con cualquier dispositivo, incluyendo tablets y smartphones.

 

En la Hora del Código han participado millones de estudiantes de todas las edades y de más de 180 países. Los participantes no necesitan experiencia previa en programación para incorporarse. Chile cuenta con cerca de 300 organizaciones del sector privado y público, además de establecimientos educacionales, que son divulgadores de esta iniciativa. Para mayor información sobre la Hora del Código visite: www.horadelcodigo.cl

 

 

Crédito: S. Cabezón, AUI/NRAO/NSF. 

 

   

Crédito: N. Silva, AUI/NRAO/NSF. 

 

Acerca de AUI/NRAO

 

Associated Universities, Inc. (AUI) es una corporación estadounidense sin fines de lucro que, bajo convenio cooperativo de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF), opera el Observatorio Radioastronómico Nacional de EE.UU. (NRAO). Actualmente en Chile, AUI/NRAO colabora con instituciones de investigación de Europa y Asia del Este en el funcionamiento de ALMA. En Estados Unidos, AUI/NRAO opera el conjunto de telescopios Karl G. Jansky Very Large Array (VLA), en Nuevo México. AUI también maneja el Observatorio de Green Bank (GBO) y el Observatorio Long Baseline (LBO). Para mayor información visite: www.aui.cl

 
VLA y ALMA se unen para dar una primera mirada a los lugares de nacimiento de la mayoría de las estrellas que hoy existen

 

VLA y ALMA se unen para dar una primera mirada a los lugares de nacimiento de la mayoría de las estrellas que hoy existen

 

Los astrónomos han conseguido su primer vistazo de dónde nacieron exactamente la mayoría de las estrellas que hoy existen. Para ello utilizaron el Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) y el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) para observar galaxias distantes vistas hace unos 10.000 millones de años.

 

En ese momento, el Universo estaba experimentando su tasa máxima de formación estelar. La mayoría de las estrellas en el Universo actual nacieron entonces.

 

"Sabíamos que las galaxias en esa época estaban formando estrellas prolíficamente, pero no sabíamos cómo eran esas galaxias, porque están envueltas en tanto polvo que casi ninguna luz visible escapa de esas zonas", dijo Wiphu Rujopakam, del Instituto Kavli para la Física y Matemáticas del Universo de la Universidad de Tokio y la Universidad de Chulalongkorn en Bangkok, autor principal en el paper de investigación.

 

Las ondas de radio, a diferencia de la luz visible, pueden atravesar el polvo. Sin embargo, con el fin de revelar los detalles de tan distantes y débiles galaxias, los astrónomos tuvieron que captar las imágenes más sensibles jamás estudiadas con el VLA.

 

Las nuevas observaciones, utilizando el VLA y ALMA, han respondido a preguntas de larga data sobre qué mecanismos eran los responsables de la mayor parte de la formación de estrellas en esas galaxias. Descubrieron que la intensa formación estelar en las galaxias estudiadas, ocurrió con más frecuencia en ellas mismas, en comparación con regiones mucho más pequeñas de las galaxias actuales con similares altas tasas de formación estelar.

 

Los astrónomos usaron el VLA y ALMA para estudiar galaxias en el Campo Ultra Profundo Hubble, una pequeña área de cielo observada desde 2003 con el Telescopio Espacial Hubble (HST) de la NASA. El HST efectuó exposiciones muy largas de esta zona para detectar galaxias en el lejano Universo, y numerosos programas de observación con otros telescopios han seguido el trabajo del HST.

 

"Usamos el VLA y ALMA para ver profundamente en estas galaxias, más allá del polvo que oscureció sus entrañas para el Hubble", dijo Kristina Nyland, del Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO). "El VLA nos mostró dónde estaba ocurriendo la formación estelar, y ALMA reveló el gas frío que es el combustible para la formación estelar", añadió.

 

"En este estudio, produjimos la imagen más sensible jamás hecha con el VLA", dijo Preshanth Jagannathan, también de NRAO. "Si tomas tu teléfono celularl, que transmite una señal de radio débil, y lo colocas a más del doble de la distancia con Plutón, cerca del borde exterior del sistema solar, su señal sería más o menos tan fuerte como lo que hemos detectado en estas galaxias", agregó.

 

El estudio de las galaxias fue realizado por un equipo internacional de astrónomos. Otros involucrados fueron James Dunlop y Rob Ivison, de la Universidad de Edimburgo; en tanto que Ivison también pertenece a ESO. Los investigadores informaron de sus hallazgos en la edición del 1 de diciembre del Astrophysical Journal.

 

ALMA es una asociación entre ESO (en representación de sus estados miembros), NSF (EE.UU.) y NINS (Japón), junto con NRC (Canadá), NSC y ASIAA (Taiwán), y KASI (República de Corea del Sur), en cooperación con la República de Chile. El Joint ALMA Observatory es operado por ESO, AUI/NRAO y NAOJ. 

 

 

Imágenes radio/óptica combinadas de las galaxias distantes, tal como se ven con el VLA y el telescopio espacial Hubble de la NASA. Se indican sus distancias con la Tierra. Crédito: K. Trisupatsilp, NRAO/AUI/NSF, NASA. 

 

Acerca de AUI/NRAO

Associated Universities, Inc. (AUI) es una corporación estadounidense sin fines de lucro que, bajo convenio cooperativo de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF), opera al Observatorio Radioastronómico Nacional de EE.UU. (NRAO). Actualmente en Chile, AUI/NRAO están colaborando con instituciones de investigación en Europa y Asia del Este en el funcionamiento de ALMA, un proyecto internacional que abrió una nueva ventana de espectaculares descubrimientos para la comunidad mundial. Igualmente, en Estados Unidos, AUI/NRAO operan el conjunto de telescopios Karl G. Jansky Very Large Array (VLA), un instrumento científico extraordinariamente productivo en la historia de la astronomía, con tecnología de avanzada.

Por su parte, AUI maneja poderosos observatorios afiliados en este último país, proveyendo capacidades únicas y poderosas de investigación a la comunidad científica internacional. Estos son el Observatorio de Green Bank (GBO, por sus siglas en inglés) y el Observatorio Long Baseline (LBO). Para mayor información: www.aui.cl.

 

 

Contacto:  
Dave Finley, Encargado de Comunicaciones VLA
(1 575) 835-7302

 

 

 


 
Muerte del ex director Kwok-Yung (Fred) Lo

 

Muerte del ex director Kwok-Yung (Fred) Lo

 

 

 

El Dr. Kwok-Yung (Fred) Lo, de 69 años, ex director del Observatorio Radioastronómico Nacional y reconocido investigador, murió el 16 de diciembre de 2016 en Charlottesville, Virginia.

 

"Fred siempre será recordado como un visionario absoluto, no solo para la radioastronomía, sino también en cómo la comunidad mundial de investigadores colabora en áreas esenciales de descubrimiento", dijo Tony Beasley, director de NRAO. "A lo largo de su larga carrera, tocó muchas vidas. Extrañaremos mucho su guía, sabiduría e intenso enfoque en todos los aspectos de la astronomía".

 

Fred Lo fue un eminente científico que dirigió a NRAO como su director y astrónomo distinguido desde septiembre de 2002 a mayo de 2012. Durante el mandato de Lo, NRAO y sus socios internacionales completaron la construcción y comenzaron las operaciones científicas del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), el observatorio más grande del mundo. Lo también lideró a NRAO durante el cambio del nombre del icónico telescopio Very Large Array (VLA) en Nuevo México, y que se convirtió en el más potente Karl G. Jansky Very Large Array (VLA). Este período también fue de avances y descubrimientos extraordinarios con los telescopios GBT y VLBA.

 

Lo nació en Hong Kong el 19 de octubre de 1947. Recibió su licenciatura y doctorado en física del Instituto de Tecnología de Massachusetts en 1969 y 1974, respectivamente. Se unió al Instituto de Tecnología de California (Caltech) en 1974 como investigador en radioastronomía. En 1976, Lo asistió a la Universidad de California en Berkeley como Miller Fellow. Dos años más tarde, regresó a Caltech donde ocupó varios cargos de investigación y docencia hasta 1986.

 

Lo aceptó  en ese momento la posición de profesor de astronomía en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, y fue presidente de su departamento de astronomía entre 1995 a 1997. Antes de llegar a NRAO, Lo ensambló la Academia Sinica en Taipei, Taiwán, como director de su recién formado Instituto de Astronomía y Astrofísica. También fue nombrado profesor de física en la Universidad Nacional de Taiwán en 1998.

 

Lo era radioastrónomo y físico con amplios intereses de investigación. Sus estudios incluyeron formación de estrellas en diferentes ambientes, como galaxias enanas; explosiones de estrellas en galaxias cercanas y muy lejanas; y la determinación de la estructura de Sagitario A, la fuente compacta de radio en el centro de la Vía Láctea de la Galaxia. Estaba íntimamente involucrado en la construcción y uso científico de todas las matrices de interferometría de onda milimétrica y sub milimétrica en los Estados Unidos e hizo el primer mapa interferométrico de ondas milimétricas de la emisión de monóxido de carbono de una galaxia externa.

 

Acerca de AUI/NRAO

Associated Universities, Inc. (AUI) es una corporación estadounidense sin fines de lucro que, bajo convenio cooperativo de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF), opera al Observatorio Radioastronómico Nacional de EE.UU. (NRAO). Actualmente en Chile, AUI/NRAO están colaborando con instituciones de investigación en Europa y Asia del Este en el funcionamiento de ALMA, un proyecto internacional que abrió una nueva ventana de espectaculares descubrimientos para la comunidad mundial. Igualmente, en Estados Unidos, AUI/NRAO operan el conjunto de telescopios Karl G. Jansky Very Large Array (VLA), un instrumento científico extraordinariamente productivo en la historia de la astronomía, con tecnología de avanzada.

Por su parte, AUI maneja poderosos observatorios afiliados en este último país, proveyendo capacidades únicas y poderosas de investigación a la comunidad científica internacional. Estos son el Observatorio de Green Bank (GBO, por sus siglas en inglés) y el Observatorio Long Baseline (LBO). Para mayor información: www.aui.cl.

 
Firman acuerdo de administración de ALMA

 

Firman acuerdo de administración de ALMA

 

El 17 de noviembre, el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ, en su sigla en inglés), Associated Universities, Inc. (AUI) y la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO) firmaron el Acuerdo de Gestión de Operaciones de ALMA.

 

Este acuerdo, que se rige por los principios del Acuerdo Trilateral firmado en 2015, define un marco básico de operación para ALMA que rige las tareas y responsabilidades de los tres socios ejecutivos, la estructura organizacional de la gestión y las operaciones de ALMA, la contratación de personal, los aspectos financieros, etc.

 

La ceremonia de firma se celebró en la oficina principal de ALMA en Santiago de Chile, hasta donde llegaron Masahiko Hayashi, director general de NAOJ, Ethan J. Schreier, presidente de AUI y Tim de Zeeuw, director general de ESO. Tras la firma del acuerdo, los representantes se dieron un apretón de manos y ratificaron su compromiso con el cumplimiento de sus responsabilidades respectivas para con el objetivo común de hacer de ALMA un proyecto científico de categoría mundial capaz de producir resultados científicos revolucionarios en forma continua.

 

 

De izquierda a derecha: Masahiko Hayashi (director general de NAOJ), Ethan J. Schreier (presidente de AUI) and Tim de Zeeuw (director general de ESO) estrechando sus manos tras la firma del acuerdo. Crédito: I. Lemus y R. Bennett - ALMA (ESO/NAOJ/NRAO).

 

 

Información adicional

ALMA es una asociación entre ESO (en representación de sus estados miembros), NSF (EE.UU.) y NINS (Japón), junto con NRC (Canadá), NSC y ASIAA (Taiwán), y KASI (República de Corea del Sur), en cooperación con la República de Chile. El Joint ALMA Observatory es operado por ESO, AUI/NRAO y NAOJ.

 




 

Contacto

 

Nicolás Lira T.
Coordinador de Prensa
Observatorio ALMA
Tel: +56 2 24 67 65 19
Cel: +56 9 94 45 77 26

 

 

 


 

 

 
Líderes empresariales y de opinión chilenos y extranjeros visitan ALMA

 

Líderes empresariales y de opinión chilenos y extranjeros visitan ALMA

 

Integrantes de la expedición en el llano de Chajnantor donde se ubican las 66 antenas de ALMA.
Crédito: S. Cabezón (AUI/NRAO/NSF). 
 

Más de 50 líderes de opinión locales y extranjeros, entre los que se cuentan relevantes empresarios y científicos, premios nacionales y representantes de los medios de comunicación, visitaron ALMA el pasado 12 y 13 de noviembre, invitados por Associated Universities, Inc. (AUI), representante de la fracción norteamericana de este radio observatorio.

 

La expedición  “Navegando por el Universo: ALMA, LIGO Y EL 7º ARTE: Un emocionante y sorprendente viaje a través de nuestros orígenes y el futuro”; fue organizada por Fundación RAD en colaboración con Associated Universities, Inc. (AUI)/Observatorio Radioastronómico Nacional de los EE.UU. (NRAO) y el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA).

 

Durante tres días los asistentes a esta expedición realizaron un recorrido por San Pedro de Atacama y las instalaciones del observatorio ALMA, incluyendo el lugar a 5 mil metros de altura donde se ubican las 66 antenas que investigan los misterios del origen del Universo. El grupo de expedicionarios disfrutó también de una observación sin telescopios del impresionante cielo de la zona aledaña a ALMA, a cargo del astrónomo chileno y ex director de AUI en Chile, Dr. Eduardo Hardy.

 

Además, pudieron conocer detalles del gran descubrimiento de esta era sobre las leyes del Universo: las ondas gravitacionales estudiadas por el proyecto LIGO. Este logró comprobar la existencia de estas ondas, anunciada hace ya 100 años por Einstein en su Teoría General de la Relatividad, y dando pie a una gran revolución científica.

 

Los miembros de esta excusrsión asistieron a presentaciones que vincularon la astronomía con la cinematografía científica y la economía milenaria.  En ellas apreciaron cómo realidad y fantasía, pasado y futuro, se entremezclan y ofrecen respuestas a algunas preguntas del ser humano, ayudándolo a desentrañar los misterios sobre sus orígenes y a comprender mejor su presente y futuro.

 

Los expositores fueron: Dr. Pierre Cox, director de ALMA; Dr. Pedro Marronetti, director de programa en NSF; Dr. Ethan J. Schreier, presidente de AUI; Dra. María Teresa Ruiz, Premio Nacional de Ciencias Exactas en Chile; Dr. Eduardo Hardy; astrónomo de AUI/NRAO en Chile; Dra. Martha Haynes; experta en radioastronomía, y miembro del directorio de AUI; José Ramón Valente, economista y director ejecutivo de Econsult; e Iain Riddick, cineaste de Bigger Bang.

 

 

Acerca de AUI/NRAO

Associated Universities, Inc. (AUI) es una corporación estadounidense sin fines de lucro que, bajo convenio cooperativo de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF), opera al Observatorio Radioastronómico Nacional de EE.UU. (NRAO). Actualmente en Chile, AUI/NRAO están colaborando con instituciones de investigación en Europa y Asia del Este en el funcionamiento de ALMA, un proyecto internacional que abrió una nueva ventana de espectaculares descubrimientos para la comunidad mundial. Igualmente, en Estados Unidos, AUI/NRAO operan el conjunto de telescopios Karl G. Jansky Very Large Array (VLA), un instrumento científico extraordinariamente productivo en la historia de la astronomía, con tecnología de avanzada.

Por su parte, AUI maneja poderosos observatorios afiliados en este último país, proveyendo capacidades únicas y poderosas de investigación a la comunidad científica internacional. Estos son el Observatorio de Green Bank (GBO, por sus siglas en inglés) y el Observatorio Long Baseline (LBO).

 

 
Tsunami de estrellas y gas produce un deslumbrante fenómeno con forma de párpado en una galaxia

 

Tsunami de estrellas y gas produce un deslumbrante fenómeno con forma de párpado en una galaxia

 

Astrónomos que utilizaron el  Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), descubrieron un tsunami de estrellas y gases estrellándose a medio camino a través del disco de una galaxia espiral conocida como IC 2163. Esta colosal ola de material, que se desencadenó cuando IC 2163 recientemente desplazó en forma lateral a otra galaxia espiral llamada NGC 2207, produjo arcos deslumbrantes de intensa formación estelar que se asemejan a un par de párpados.

 

"Aunque las colisiones galácticas de este tipo no son excepcionales, sólo unas pocas galaxias con estructura en forma de párpado u ocular se sabe que existen", dijo Michele Kaufman, un ex astrónomo de la Ohio State University en Columbus y autor principal de un paper publicado en el Astrophysical Journal.

 

Kaufman y sus colegas señalan que la escasez de características similares en el universo observable probablemente se deba a su naturaleza efímera. "Los párpados galácticos sólo duran unas decenas de millones de años, lo cual es increíblemente breve en la vida de una galaxia. Encontrar uno en un estado de formación tan reciente nos da una oportunidad excepcional para estudiar qué pasa cuando una galaxia roza a otra", dijo Kaufman.

 

El par interactivo de galaxias se encuentra a aproximadamente 114 millones de años luz de la Tierra en dirección a la constelación Canis Major. Estas galaxias se rozaron una a la otra, raspando los bordes de sus brazos espirales exteriores, en lo que es probablemente el primer encuentro de una eventual fusión.

 

Utilizando la notable sensibilidad y resolución de ALMA, los astrónomos hicieron las mediciones más detalladas del movimiento del gas de monóxido de carbono en las estrechas funciones del párpado de la galaxia. El monóxido de carbono es un trazador de gas molecular, que es el combustible para la formación estelar.

 

Los datos revelan que el gas ubicado en la parte externa de los párpados de IC 2163, está presionando hacia el interior y a velocidades superiores a los 100 kilómetros por segundo. Este gas, sin embargo, rápidamente se desacelera y su movimiento se vuelve más caótico, cambiando eventualmente de trayectoria y alineándose con la rotación de la galaxia, en lugar de continuar su trayectoria desordenada hacia el centro.

 

"Lo que observamos en esta galaxia es muy parecido a una ola masiva en el océano que se desplaza hacia la costa, hasta que interactúa con las aguas poco profundas, haciendo que pierda el impulso y vaciando toda su agua y arena en la playa", dijo Bruce Elmegreen, un científico con TJ Watson Research Center de IBM en Yorktown Heights, Nueva York, y co-autor del paper.

 

"No sólo encontramos una rápida desaceleración del gas a medida que se mueve desde el borde exterior al borde interno de los párpados, sino que también medimos que cuanto más rápidamente se desacelera, más denso es el gas molecular", dijo Kaufman. "Esta medición directa de la compresión muestra cómo el encuentro entre las dos galaxias conduce el gas a amontonarse, engendrar nuevos cúmulos estelares y formar los deslumbrantes aspectos de un párpado".

 

Los modelos computacionales predicen que tales características parecidas a los párpados podrían evolucionar si las galaxias interactuaran de una manera muy específica. "Esta evidencia de una fuerte conmoción en los párpados es fenomenal. Está muy bien tener una teoría y simulaciones que sugieren que debe ser verdad, pero la evidencia observacional real es inmensa", dijo Curtis Struck, profesor de astrofísica en la Universidad Estatal de Iowa en Ames y co-autor del paper.

 

"ALMA nos mostró que las velocidades del gas molecular en los párpados están en el camino correcto con las predicciones que obtenemos de los modelos computacionales", dijo Kaufman. "Esta prueba crítica de las simulaciones de encuentros no era posible antes".

 

Los astrónomos creen que tales colisiones entre galaxias eran comunes en el universo temprano, cuando las galaxias estaban más juntas. En ese momento, sin embargo, los discos galácticos eran generalmente gruesos e irregulares, por lo tanto otros procesos probablemente anularon la formación de características similares a los párpados.

 

Los autores continúan estudiando este par de galaxias y actualmente están comparando las propiedades (por ejemplo, ubicaciones, edades y masas) de los cúmulos estelares previamente observados con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, y las propiedades de las nubes moleculares observadas con ALMA. Ellos esperan entender mejor las diferencias entre las nubes moleculares y los cúmulos estelares ubicados en los párpados, y aquellos en otras partes del par de galaxias.

 

El Observatorio Radoastronómico Nacional en los EE.UU. es una instalación de la Fundación Nacional de Ciencias, operada bajo acuerdo cooperativo por Associated Universities, Inc.

 

 

###

 

Esta investigación se presentó en un paper titulado "Frente de Choque Ocular en la Galaxia de Colisión IC 2163", de M. Kaufman y otros, publicado en el Astrophysical Journal. [Pre impresión: https://arxiv.org/abs/1608.02130].

 

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una asociación entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de EE. UU. (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con la República de Chile. ALMA es financiado por ESO en representación de sus estados miembros, por NSF en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC) y el Consejo Nacional de Ciencia de Taiwán (NSC), y por NINS en cooperación con la Academia Sinica (AS) de Taiwán y el Instituto de Ciencias Astronómicas y Espaciales de Corea del Sur (KASI).

 

La construcción y las operaciones de ALMA son conducidas por ESO en nombre de sus estados miembros; por el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO), gestionado por Associated Universities, Inc. (AUI), en representación de Norteamérica; y por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) en nombre de Asia del Este. El Joint ALMA Observatory (JAO) tiene a su cargo la dirección general y la gestión de la construcción, así como la puesta en marcha y las operaciones de ALMA.

 

Contacto:

Charles Blue

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it  

Encargado de Comunicaciones en NRAO

+1 434.296.0314

 

 

Las deslumbrantes características de los párpados rebosantes de estrellas en la galaxia IC 2163, se forman a partir de un tsunami de estrellas y gas provocado por una colisión con la galaxia NGC 2207 (una parte de su brazo en espiral se muestra en el lado derecho de la imagen). La imagen de ALMA del monóxido de carbono (naranja), que reveló el movimiento de gas en estos rasgos, se muestra encima de la imagen de la galaxia  obtenida por el Hubble (azul). Crédito: M. Kaufman; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF); ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); NASA/ESA Telescopio Espacial Hubble.

 

Imagen con anotaciones que muestra deslumbrantes párpados con rasgos de estrellas en la galaxia IC 2163, formados por un tsunami de estrellas y gas, desencadenado por una colisión con la galaxia NGC 2207 (una parte de su brazo espiral se muestra en el lado derecho de la imagen). La imagen de ALMA del monóxido de carbono (naranja), que reveló el movimiento de gas en estos rasgos, se muestra encima de la imagen de la galaxia  obtenida por el Hubble (azul). Crédito: M. Kaufman; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF); ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); NASA/ESA Telescopio Espacial Hubble.

 

 

Las galaxias IC 2163 (izquierda) y NGC 2207 (derecha) recientemente se rozaron entre ellas, desencadenando un tsunami de estrellas y gas en IC 2163 y produciendo las deslumbrantes características de un párpado. La imagen de ALMA del monóxido de carbono (naranja), que reveló el movimiento de gas en estos rasgos, se muestra encima de la imagen del par de la galaxia  obtenida por el Hubble (azul). Crédito: M. Kaufman; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF); ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); NASA/ESA Telescopio Espacial Hubble.

 
« StartPrev12345678910NextEnd »