NRAO lanza video con primeras imágenes presentadas por ALMA

 

NRAO lanza video en alta definición para dar a conocer

las primeras imágenes presentadas por ALMA

 

 

Composición multilongitud de onda de las galaxias interactivas NGC 4038/4039, las Antena, mostrando radio observación (azules), pasado y reciente nacimiento de estrellas en observación óptica (blancos y rosados), y una selección de regiones de formación estelar actual en milimétrico/submilimétrico (naranjos y amarillos); y que muestran detalles nunca antes vistos en estas longitudes de onda.  Crédito: AUI/NRAO/NSF; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); HST (NASA, ESA, y B. Whitmore (STScI)); J. Hibbard, (AUI/NRAO/NSF); NOAO/AURA/NSF. 

 

Otras imágenes y videos de Antena.

El Observatorio Radioastronómico Nacional de los Estados Unidos (NRAO) lanzó un pormenorizado video en calidad de alta definición para mostrar a la comunidad científica y el público general, la magnitud de las primeras imágenes astronómicas presentadas por ALMA, además de un adelanto del estado de avance de este radio observatorio.

 

Las detalladas observaciones de formación estelar en las galaxias Antena, son las primeras imágenes astronómicas de prueba presentadas al público desde el radiotelescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), y que confirman que este nuevo telescopio ha superado a cualquier otro de su tipo.

 

Celebrando el comienzo de las observaciones de Ciencia Inicial de ALMA, el Observatorio Radioastronómico Nacional de los Estados Unidos (NRAO), representante de la fracción norteamericana que opera este radiotelescopio, ha difundido una imagen de un par galaxias combinadas, observada a través de ALMA. Las observaciones detalladas de formación estelar en las galaxias Antena, confirman que este nuevo radiotelescopio, aún cuando no está terminado y posee solo una fracción de su capacidad de operación, superará a todos los demás de su categoría.

 

Esta imagen no es más que un atisbo de las contribuciones sin precedentes que promete lograr ALMA, para entender las fenómenos ocultos del Universo temprano.

 

"Elegimos el impresionante sistema interactivo de galaxias Antena como el tema de investigación", dijo la Dr. Alison Peck, una astrónoma de NRAO que se desempeña como Deputy Project Scientist de ALMA, “ya que se encuentra experimentando una espectacular y fuerte fusión, como la que muchas otras galaxias han experimentado desde su formación, y que es difícil captar en acción".

 

La imagen captada es una composición de vistas de la Antena, observadas con diferentes tipos de telescopios, incluyendo una prueba con ALMA (naranjo y amarillo, y vista sola en la figura). Como la vista de un ultrasonido a un útero materno, ALMA revela el nacimiento de estrellas anidado y escondido además dentro de nubes de polvo oscuras.

 

"Las imágenes de prueba realizadas en ALMA a la Antena, nos muestran regiones de formación estelar en un nivel de detalle que ningún otro telescopio terrestre o especial ha obtenido. Esta capacidad puede ser mucho mejor solo usando a ALMA terminado", dijo el Dr. Mark McKinnon, Gerente del Proyecto ALMA para Norteamérica en el Observatorio Radioastronómico  Nacional (NRAO), en Charlottesville, Virginia, EE.UU. Las cajas en la figura muestran regiones compuuestas en mayor detalle. En este último fin de semana se inició el primer ciclo oficial de observación con ALMA, denominado Ciencia Inicial, y a partir del cual un grupo de astrónomos norteamericanos ha iniciado observaciones detalladas de la Antena.

 

"La colisión de estas dos galaxias las ha convertido en una impresionante fábrica de estrellas. Con Hubble, hemos visto la formación de miles de conjuntos de estrellas súper masivas, cada cual con miles e incluso millones de estrellas jóvenes en su interior", dijo el jefe del equipo, el Dr. Brad Whitmore del Space Telescope Science Institute. "Con ALMA, nos enfocaremos en el corazón de la colisión, que es la región de interacción donde las dos galaxias están chocando. Así podemos estudiar la formación de los más impresionantes fuegos artificiales de la Antena y mirar al interior de los núcleos de las enormes nubes moleculares en donde nacen los conjuntos de estrellas".

 

Las galaxias Antena son un dúo de galaxias en colisión con formas extraordinariamente distorsionadas. Mientras la observación en luz visible permite ver las estrellas de las galaxias, ALMA revela objetos invisibles en esa longitud de onda, como las densas nubes de gas frío donde se forman las estrellas.  Esta es la mejor imagen que se haya obtenido de las galaxias Antena en ondas milimétricas y submilimétricas.

 

Se descubrieron concentraciones masivas de gas no solo en el corazón de ambas galaxias, sino también en la caótica zona donde entran en colisión. Allí, la cantidad de gas supera en miles de millones de veces la masa de nuestro Sol, lo que constituye una rica reserva de material para las futuras generaciones de estrellas. Este tipo de observaciones abren una nueva ventana en el Universo submilimétrico, y serán vitales para ayudarnos a comprender cómo las colisiones de galaxias pueden provocar el nacimiento de estrellas. Este es sólo un ejemplo de cómo ALMA revela partes del Universo que no pueden ser observadas por los telescopios ópticos e infrarrojos.

 

ALMA, el observatorio astronómico terrestre más sofisticado del mundo, se encuentra oficialmente abierto para los astrónomos a 5000 metros sobre el nivel del mar.

 

Miles de científicos de todo el mundo compitieron para ser los primeros investigadores en explorar algunos de los secretos más oscuros, fríos, lejanos y más escondidos del cosmos con esta nueva herramienta astronómica.

 

"Nos ubicamos en una de las zonas más extremas de la Tierra, para construir el mayor conjunto de telescopios milimétricos/submilimétricos, y que tienen un nivel de sofisticación técnico que era simplemente un sueño una década atrás”, dijo el Dr. Mark McKinnon. "Y ahora, aquí nos encontramos, al comienzo de la Ciencia Inicial en ALMA. Hicimos possible, lo imposible. ¡Esto es verdaderamente un gran suceso!".

 

Actualmente, alrededor de un tercio de las 66 antenas de radio previstas en ALMA -de las cuales veinticinco son provistas por NRAO-, conforman el creciente conjunto instalado a 5000 metros de altura en el llano de Chajnantor, en el norte de Chile. Aún cuando está en construcción, ALMA se ha convertido en el mejor telescopio de su tipo, un factor que aparentemente era bien conocido por los astrónomos que solicitaron tiempo de observación en ALMA.

 

Considerando el escaso número de horas asignadas a esta primera fase científica, ALMA pudo sólo aceptar cerca de 100 proyectos. “Fue realmente increíble recibir más de novecientos proyectos de astrónomos de todas partes del mundo, deseosos de utilizar ALMA en este primer período de observaciones científicas“, señaló Lewis Ball, subdirector de ALMA. “Esto representa un nivel de demanda que no tiene precedentes en ningún otro telescopio terrestre o espacial”. Los proyectos ganadores fueron seleccionados en base a su mérito científico, diversidad regional, y también por su relevancia para el logro de las grandes metas científicas de ALMA.

 

“La M de ALMA corresponde a ondas ‘milimétricas y submilimétricas’, porque ALMA observa el Universo en esas longitudes de onda de la luz, que son mucho más largas que las de la luz que vemos con nuestros ojos”, explicó Alison Peck. “Con las ondas milimétricas y submilimétricas, podemos observar la formación de estrellas y planetas, investigar la astroquímica y detectar la luz que nos llega de las galaxias más antiguas del Universo”.
 

Uno de los proyectos elegidos para la Ciencia Inicial fue el de David Wilner del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics de Cambridge (Massachusetts, EE.UU.). Wilner explicó: “Mi equipo busca los componentes básicos de los sistemas solares, y ALMA es la mejor herramienta que existe para detectarlos”.

 

El objetivo elegido por el equipo es AU Microscopii, una estrella que se encuentra a 33 años-luz de distancia y tiene apenas un 1 % de la edad de nuestro Sol. “Usaremos ALMA para captar imágenes del anillo donde nacen los planetesimales, el que, según creemos, orbita alrededor de esta joven estrella. Sólo con ALMA, sin embargo, podemos tener la esperanza de descubrir agrupaciones en estos cinturones de polvo y asteroides, que podrían constituir la materia de planetas aún no descubiertos”, agregó. Wilner y su equipo compartirán los datos obtenidos con un equipo europeo que también solicitó a ALMA realizar observaciones de esta estrella con anillo de polvo.
 

Simón Casassus, de la Universidad de Chile, y su equipo usarán ALMA para observar el disco de gas y polvo que rodea HD142527, una joven estrella que se encuentra a 400 años-luz de distancia. “El disco de polvo alrededor de esta estrella tiene un espacio vacío muy grande, que podría haber sido causado por la formación de planetas gigantes”, explicó Casassus. “Fuera del espacio vacío, el disco contiene gas suficiente para producir una docena de planetas del tamaño de Júpiter. Si existe material gaseoso disponible, dentro de dicho espacio podría estar formándose un joven planeta gigante gaseoso”. Sus observaciones con ALMA permitirán medir la masa y las características físicas del gas presente dentro del espacio vacío. “Así, ALMA nos da la oportunidad de observar la formación de un planeta, o sus rastros más recientes”, indicó Casassus.

 

Aún más lejos, a 26.000 años-luz de nosotros, en el centro de nuestra galaxia, se encuentra Sagittarius A*, un agujero negro supermasivo que tiene cuatro millones de veces la masa de nuestro Sol. El gas y el polvo presentes entre nosotros y el agujero negro impiden observarlo con los telescopios ópticos. ALMA, en cambio, es capaz de penetrar la oscuridad galáctica y proporcionarnos una impresionante vista de Sgr A*.

 

Heino Falcke, astrónomo de la Radboud University Nijmegen de Holanda afirmó: “ALMA nos permitirá observar las llamaradas de luz alrededor de este agujero negro supermasivo y tener imágenes de las nubes de gas atrapadas por su inmensa fuerza. Así podremos estudiar los desordenados hábitos alimentarios de ese monstruo. Creemos que parte del gas puede estar escapando de sus garras, a una velocidad cercana a la de la luz”.


ALMA es capaz de ver el polvo cósmico, frías cenizas de las estrellas que explotaron. Como las líneas negras de los cuadernos para colorear de los niños, el polvo cósmico y el gas frío definen las estructuras internas de las galaxias, aunque no podamos verlas claramente. En los límites de nuestro Universo visible se encuentran las misteriosas galaxias de formación estelar, verdaderas islas brillantes en un cosmos que de otra manera estaría dominado por la calma y la oscuridad. Aquí ALMA buscará rastros de gas frío, a distancias tan lejanas que se remontan a unos pocos millones de años después del Big Bang, durante la era que los astrónomos llaman “amanecer cósmico”.

 

Masami Ouchi, de la Universidad de Tokio (Japón), usará ALMA para observar Himiko, una galaxia muy distante que cada año genera estrellas equivalentes a unos 100 Soles y que está rodeada por una nebulosa gigante y brillante. “Los demás telescopios no nos muestran por qué Himiko es tan brillante y cómo se ha desarrollado para convertirse en una enorme nebulosa caliente, cuando el Universo antiguo que la rodea es tranquilo y oscuro”, comentó Ouchi. “ALMA puede mostrarnos el gas frío presente en las profundidades de la nebulosa con formación estelar Himiko, monitoreando los movimientos y la actividad en su interior, lo que finalmente nos permitirá ver cómo se formaron las galaxias masivas durante el amanecer cósmico”.

 

Durante las observaciones de Ciencia Inicial, la construcción de ALMA seguirá adelante en los Andes chilenos, en las alturas del remoto llano de Chajnantor, situado en el inhóspito desierto de Atacama. Cada nueva antena, diseñada para resistir las duras condiciones climáticas, se incorporará al conjunto y se conectará a las demás mediante cables de fibra óptica. Los datos obtenidos por estas antenas, distantes entre sí, son combinados por uno de los supercomputadores más rápidos del mundo, un correlacionador diseñado y fabricado especialmente para ALMA por el Centro Tecnológico de NRAO en Charlottesville, Virginia. Este correlacionador es capaz de realizar 17 mil millones de millones de operaciones por segundo.

 

En 2013,  ALMA será un conjunto de 66 antenas de radio ultraprecisas que trabajará al unísono en una extensión de 16 kilómetros, construido por los socios multinacionales de ALMA en Norteamérica, Asia del Este y Europa.

 

"Con el inicio de la Ciencia Inicial, damos la bienvenida a  ALMA como otro más de los radio observatorios vanguardistas operados por NRAO y que exploran el Universo a lo largo del mundo; como son el Conjunto de Gran Tamaño (VLA), el Conjunto Interferométrico Intercontinental (VLBA), y el Telescopio Robert C. Byrd de Green Bank (GBT)", dijo el Dr. Fred K. Lo, Director de NRAO. "Con estos radiotelescopios y otras vanguardistas instalaciones a lo largo del mundo, la comunidad astronómica está accediendo a una era dorada de descubrimientos usando técnicas de radio”.

 

El Observatorio Radioastronómico Nacional es una instalación de la Fundación Nacional de Ciencias de los EE.UU. (NSF), operada bajo convenio cooperativo por Associated Universities, Inc. (AUI).

 

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una alianza entre Europa, Norteamérica y Asia del Este en colaboración con la República de Chile. ALMA es financiado en Europa por la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO); en Norteamérica, por la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU. (NSF) en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC) y el Consejo Nacional de la Ciencia (NSC) de Taiwán, y en Asia del Este, por los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en colaboración con la Academia Sinica (AS) de Taiwán.

 

La construcción y operaciones de ALMA son dirigidas a nombre de Europa por ESO, en representación de Norteamérica, por el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO), administrado a su vez por Associated Universities, Inc. (AUI), y en nombre de Asia del Este, por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ).

 


 

El radiotelescopio ALMA que está creciendo a 5 mil metros de altura en Chile, cuenta con un tercio de sus antenas instaladas, y ya es el telescopio más poderoso en su tipo. Crédito: W. Garnier, ALMA (ESO/NAOJ/NRAO).

 

Para más información, contactar a:

 

North America

Dr. Mark McKinnon
North American ALMA Project Manager
+1 434-296-0229
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Tania Burchell
Science Writer
National Radio Astronomy Observatory
Charlottesville, Virginia, USA
Tel: +1 434 244 6812
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Joint ALMA Observatory (Chile)
Lars-Åke Nyman
Head of Science Operations
JAO, Santiago, Chile
Tel: +56 2 467 6127
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

William Garnier
Education and Public Outreach Officer
JAO, Santiago, Chile
Tel: +56 2 467 6119
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

East Asia
Sachiko K. Okumura
East Asian ARC Manager
National Astronomical Observatory of Japan
Tel: +81 422 34 3782
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Masaaki Hiramatsu
Education & Public Outreach Officer
National Astronomical Observatory of Japan
Tel: +81 422 34 3900 ext.3150
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Europe
Paola Andreani
European ARC Manager
ESO, Garching, Germany
Tel: +49 89 3200 6576
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Douglas Pierce-Price
ESO Public Information Officer
Garching, Germany
Tel: +49 176 21947250
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it